lanuevacarne2

La nueva carne

Un texto ”dicho” en voz alta para comunicárselo a otros, o que uno se ”dice” a sí mismo sin decir una palabra en los fondos del alma, tiene que ser un texto leído o dicho como una oración al Dios eterno. ”Decir” un texto es orar. Y orar significa ante todo expulsar al Mal fuera de uno. No se puede ”decir” para todo el mundo sin adjudicar primero, a sí mismo, y al mismo tiempo ese esfuerzo de purificación mágica, al fin de que aquello que se manifiesta a los otros recaiga sobre ellos con la pureza más acabada, y en consecuencia con total eficacia.

”El teatro de la crueldad” A. Artaud

En este primer capítulo de ''La nueva carne'' nos atrevemos a corresponder la solicitud que la poeta Chantal Maillard introduce en la conferencia ''La condición humana. La creación'', dada en el CCCB allá por 2015. 'Gracias por estar aquí, espero que colaboréis y me ayudéis a decir lo que no sé decir''. Esta pieza sonora se pregunta el cuándo aprendemos lo que es una palabra: al decirla por primera vez o al tener la capacidad de entender lo que significa el lenguaje. Para ello, se hace uso de la voz que la propia poeta le pone a su Hainuwele (Tusquets, 2009), junto con arreglos MIDI y ruidos ambientes que intentarán transportarnos al paisaje exótico de la obra.